martes, 3 de julio de 2018

Campaña de promoción de la Picota del Jerte en Platea


En el espacio gastronómico Platea de Madrid el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte ha celebrado el Día Picota del Jerte. Gracias a las explicaciones de Luis Pacheco, propietario de la tienda Gold Gourmet, pudimos conocer mejor las características de las cerezas y picotas del Jerte.
En el acto también se explicó la Campaña de promoción de la Picota del Jerte que el Consejo Regulador va a llevar a cabo con los Hermanos Torres en las redes sociales, donde invitan a votar los platos que han elaborado para la ocasión con el hashtag #MiSaborJerte.



En el Valle del Jerte, hay muchos tipos de cereza. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte protege con su sello y garantía de calidad únicamente a las cinco mejores variedades.
La Picota del Jerte es la variedad más dulce y la única que se desprende del árbol sin el pedúnculo. A la hora de comprarlas hay que comprobar la etiqueta que las garantiza.
  • “Hay que tener mucho cuidado de no comprar cerezas a las que les han arrancado el pedúnculo para hacernos creer que son picotas, así se hace una herida a la fruta por la que pueden llegar gérmenes, es un caso más habitual de lo que puede parecer y que nunca sucederá con las Picotas del Jerte debidamente etiquetadas”, explicó Pacheco.

Pilar Díaz Flores, directora del Consejo Regulador de la DOP Cereza del Jerte, continuó señalando la diferencia entre la Cereza, y la Picota del Jerte.
  • Las variedades certificadas por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte son: Pico Limón Negro, Pico Negro, Pico Colorado y Ambrunés. Esta última que es la más apreciada por su sabor dulce ya que es la que más tiempo madura en el árbol al sol.

La Picota del Jerte nos aporta hidratación en verano
Las Picotas del Jerte se desprenden del árbol sin rabito y se distinguen por su sabor y dulzura. Son perfectas para hidratarse en verano.
  • También se diferencian por su textura carnosa y crujiente, su calibre menor – comprende desde los 22 a los 26 milímetros-, su sabor más dulce y su color.
  • Son un cultivo natural y, su recogida y tratamiento tradicionales, multiplican sus propiedades, haciendo que lleguen a los mercados en el momento óptimo para el consumo.
En el acto también se explicó la Campaña de promoción de la Picota del Jerte que el Consejo Regulador va a llevar a cabo con los Hermanos Torres en las redes sociales, donde invitan a votar los platos que han elaborado para la ocasión con el hashtag #MiSaborJerte.
  • La nutricionista y deportista Sonsoles Muñoz nos habló de las propiedades saludables de esta fruta. Destacó los beneficios que aporta para una buena hidratación de los deportistas. Gracias a su rico contenido en flavoniodes, así como en vitaminas A y C, la Cereza y Picota del Valle del Jerte es un potentísimo antioxidante. Combate eficazmente el envejecimiento celular y ayuda al cuidado de nuestra piel.
Las cerezas nos aportan minerales y nutrientes
Las cerezas de calidad y cultivo tradicional como las del Valle del Jerte tienen un importante contenido de oligoelementos: hierro, calcio, fósforo, azufre, y sobre todo potasio, así como zinc, cobre, magnesio, cobalto, etc.
  • Estos componentes les confieren propiedades remineralizantes y tonificantes para el organismo. “Los altos contenidos tanto de flavonoides como de potasio otorgan a las Cerezas y Picotas del Valle del Jerte un poder diurético y depurativo”, puntualizó Muñoz.
A continuación, el chef ejecutivo de Platea, Quique Díaz, nos presentó unas tapas realizadas con Picotas del Jerte para consumir en frío: Gazpacho de Picota del Jerte y Tartar de atún con Picota del Jerte, deliciosas.



Cerezas y picotas, una fruta con historia
El “Valle del Jerte” es muy conocido por la excelencia de sus cerezas y, en particular, de sus “Picotas del Jerte”. Esta fama se debe al trabajo realizado por los agricultores generación tras generación.
  • En el siglo XVIII, los cronistas ya describen la zona como un auténtico paraíso frutal. Entre las demás variedades el cerezal progresó muy rápidamente debido a que estaba asentado ya en estos valles desde siglos atrás.
  • Se cree que fue introducido por los árabes y que, tras la Reconquista, los nuevos colonos lo encontraron adaptado a estas tierras. Pero no es hasta el siglo XIV cuando aparecen pruebas fehacientes de su existencia.
  • El 2 de junio de 1352 una comitiva de emisarios del Rey de Navarra que se dirigía a Sevilla, se detuvo e hizo noche en Cabezuela del Valle, uno de los pueblos de la comarca.
  • En los siglos siguientes el cultivo se mantuvo e incrementó. El famoso bmédico español Luís de Toro, en el siglo XVI se refiere a las cerezas del Jerte y las distingue por su tamaño, color y sabor.
  • Pero será con la quiebra del castañar, en el siglo XVIII, cuando el cerezo empieza a perfilarse como una auténtica alternativa económica. A finales de ese siglo el cerezal ganará espacio en el Valle del Jerte.
  • En las primeras décadas del siglo XIX los cronistas aseguraban ya que lo mejor de la zona “...son las cerezas que, por ello, son muy estimadas en la Corte...” Durante todo este siglo el cerezo se extenderá definitivamente por todos los pueblos y, de esta forma, en los albores del siglo XX la zona era ya muy conocida por “los productos que exporta, en especial por las deliciosas cerezas”.

https://cerezadeljerte.org/la-picota-del-jerte/
Fotos: Marisa Machín

0 comentarios:

Publicar un comentario